Búsqueda avanzada

Relatos y poesías

Devoralibros. Poesía rápida


La niña siempre lo veía
en el parque con un libro
distinto. Dónde los metería?
pasaba las páginas como
un remolino y sus ojos
brillaban y su sonrisa crecía.

Él no estaba aquí, estaba lejos
en alguna galaxia lejana.
Es que acaso se los comía?
desde su árbol se hacía
mil preguntas hasta que un día
encontró un libro en su rincón
con una nota que decía: Cada
libro que termines
será una semilla en tu
corazón...

Miró al banco pero no había
nadie. Nunca más lo
volvió a ver, pero incluso
hoy aparece un libro cada
lunes en el árbol
de la fuente del parque.

https://www.taniapanes.com/

Tania Panés

2020-11-09