Búsqueda avanzada

Devorador de Julio

¡Aquijano!

¡ENHORABUENA!

El jardín de senderos que se bifurcan

El jardín de senderos que se bifurcan

Autor

Jorge Luis Borges

Genero/s

Narrativa, Filosófico

Sinopsis

Escritor argentino (1899-1986). Su obra se inscribe esencialmente dentro de la poesía, el relato corto y el ensayo. En cualquiera de estos campos se muestra como un extraordinario creador, erudito, riguroso y con un profundo sentido crítico no exento de ironía. Los relatos reunidos en El jardín de senderos que se bifurcan (1941) son un buen ejemplo de su narrativa. Otras obras: El aleph (1949), El hacedor (1960). Ganador del premio Miguel de Cervantes en 1980.

Contenido:

- Prólogo
- Tlön, Uqbar, Orbis Tertius
- El acercamiento de Almotásim
- Pierre Menard, autor del Quijote
- Las ruinas circulares
- La lotería de Babilonia
- Examen de la obra de Herbert Quain
- La Biblioteca de Babel
- El jardín de senderos que se bifurcan

Votación

10/10

Comprar en Amazon

¡Vota!

Resumen personal

Faby

*mindblown*
¿De qué trata?
“El jardín de senderos que se bifurcan” abarca una trama de carácter detectivesco en la que se presenta una persecución de un criminal en un país extranjero. Como misión, este protagonista cuyo nombre es “Yu Tsun” y cuyos antepasados son originarios de China; se propone llevar a conocer información secreta y concreta sobre la ubicación del lugar que debe ser bombardeado, con la finalidad de que se produzcan ciertos enfrentamientos.
En el transcurso de su misión, Borges narra la sorprendente huida de éste personaje y adentra al lector dentro de un viaje totalmente impresionante. A lo largo de la historia, Borges sigue narrando la llegada del protagonista a un lugar desconocido en el que conoce a “Stephen Albert”, un sinólogo al parecer muy destacado.
Stephen Albert comienza a relatarle a nuestro protagonista el verdadero misterio que uno de sus antepasados dejó en una de sus novelas. Es ahí cuando, explicando el verdadero símbolo de dicha novela, Borges introduce por primera vez la metáfora del jardín de senderos que se bifurcan -que en realidad pretende explicar la simultaneidad y la infinita cantidad de posibilidades del tiempo-.
No obstante, el ingenioso autor del cuento introduce una nueva historia dentro de la historia para confundir al lector. El lector lo desconoce, pero en realidad, el autor le está dando el propio pase para entender su espectacular obra. Por otro lado, Stephen Albert llega a tomar un papel importante pues es aquel que nos hace desviarnos y sumergirnos dentro de este otro relato que también resulta extremadamente interesante.
Los personajes que son incluidos en la historia son indispensables para el desarrollo de la trama. Jorge Luis Borges se asegura de transmitir el mensaje en la mínima extensión posible sin incluir nada de relleno, lo que resulta práctico para el lector. Sus personajes se caracterizan por ser misteriosos, inteligentes y audaces, pues están dispuestos a arriesgarlo todo para cumplir con sus objetivos.
Finalmente, el cuento acaba cuando el protagonista decide matar a Stephen Albert –como único recurso para mandar el mensaje del lugar que debe ser bombardeado- donde posteriormente es capturado y sentenciado a muerte.
¿Qué me hace pensar?
Al comenzar la lectura, la cual me ha resultado algo compleja de seguir al principio, me percaté con la siguiente frase que hace Borges en la página 312 dentro del libro Ficciones: “Pensé en un laberinto de laberintos, en un sinuoso laberinto creciente que abarcara el pasado y el porvenir y que implicara de algún modo los astros.” (2013:312)
Esta frase me hizo pensar por primera vez sobre el jardín de senderos que se bifurcan. Fue la primera pista que se le dio al lector sobre este y abrió el misterio de la propia trama. Hace ilusión a un sendero imposible pero a la vez infinito y le da pista al lector de que no se refiere a su forma física.
Pues he aquí que Borges logra algo extraordinario: mezclar una historia detectivesca, con sus propias ideas filosóficas. En lo personal, me resultó completamente increíble la manera en que Borges logra explicar el tiempo a su modo utilizando una simple, pero al mismo tiempo compleja metáfora de un jardín de senderos que se bifurcan; o en otras palabras, de un laberinto.
Pues, si analizamos el cuento, las bifurcaciones significan las infinitas posibilidades que pueden tomarse en el tiempo de acuerdo con las decisiones que se toman. Asimismo, significan la simultaneidad de estas posibilidades; ya que mientras una cosa puede estar pasando, en otro mundo paralelo puede estar pasando otra, ya sea que lleve a un destino completamente distinto, o bastante similar. En otras palabras, las bifurcaciones representan las infinitas posibilidades que, decisión tras otra, llevan a un sendero o bifurcación distinta.
El autor se encarga de engañar completamente al lector y esto me parece una cuestión para quedarse admirado y boquiabierto porque lo sumerge en una historia superficial que en realidad está explicando la suya propia.
Por otro lado, otra frase de Borges que me hizo pensar en otra cuestión filosófica es que, el hombre solo puede ser enemigo de lo que a él le concierne y, que a su vez, puede afectar; sacando así, una satisfacción o beneficio propio.
Esta frase a la que hago referencia es la siguiente: “Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, de otros momentos de otros hombres, pero no de un país, no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes…” (2013:312)
Finalmente, otro fragmento que llamó bastante mi atención, fue el siguiente: “Sé que de todos los problemas, ninguno lo inquietó, y lo trabajó como el abismal problema del tiempo.” (2013:317) Este fragmento llamó mi atención y me hizo pensar porque describe perfectamente la situación que vive el lector. El autor hace que el lector se sienta de la misma manera: asombrado y maravillado ante tal idea filosófica que se nos acaba de presentar. Lo hace reflexionar sobre el tiempo y hace que se cuestione sobre sus propios misterios existenciales.
Borges verdaderamente se luce con la manera en que transmite sus pensamientos a través de la escritura: “Creía en infinitas series de tiempo, en una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos. Esta trama de tiempos que se aproximan, se bifurcan, se cortan o que secularmente se ignora, abarca todas las posibilidades.” (2013:317)
Así como en: “El tiempo se bifurca perpetuamente hacia innumerables futuros.” (2013:318)

Finalmente, cabe mencionar que aunque su extensión sea corta, es una lectura compleja que en mi opinión, debe llevarse a cabo con extrema atención y detenimiento para que al lector le sea posible apreciarlo como es debido.

Comentarios

No hay comentarios para este libro, ¡sé el primero!
Regístrate y comenta

Te pueden interesar...

Volver