Búsqueda avanzada

Devorador de Noviembre

¡Aquijano!

¡ENHORABUENA!

Camino de nada

Camino de nada

Autor

José Antonio Gracia Ginés

Genero/s

Novela, Histórico

Sinopsis

"Yo, Tuthaliya, príncipe de Hatti, escribo este libro en recuerdo de mi amigo para que su nombre sea recordado al menos dentro de mi propia familia".

Así comienza su historia Tuthaliya tan pronto se instala en la Hélade, porque no quiere que los años enturbien su memoria. Desde el serrallo hitita su vida nos llevará al fragor de las batallas, al desierto del Sinaí, Egipto y Babilonia y nos hablará del cisma de Atón y Tutankamón.

Comprar en Bubok:

https://www.bubok.es/libros/258684/CAMINO-DE-NADA


Comprar en Amazon

¡Vota!

Resumen personal

jagand60

La novela está inspirada en las investigaciones del historiador egipcio Ahmed Osman (“Extranjero en el Valle de los Reyes”, “Moisés, faraón de Egipto" y “La casa del Mesías”), que sostiene que el Moisés bíblico es en realidad el faraón Akenatón y que Jesús de Nazaret es un personaje ficticio basado en Tutankamón.

CAMINO DE NADA está escrito en primera persona por el protagonista, un príncipe hitita (hijo del rey y una concubina aquea) del siglo XIV antes de Cristo, contemporáneo de Tutankamón. Debido a ello la narración tiene ciertas estructuras que intentan ubicarla en aquella época. De esta forma, los "capítulos" son llamados "libros", los cuales se dividen a su vez en capítulos.

Consta de un total de 14 "libros" y una nota final, que explica en qué documentación se ha basado la obra.

El estilo en que está escrito tiende a imitar las grandes epopeyas como la ENEIDA, para situarlo mejor en la época en que transcurre:

"Babilonia, la Puerta de los dioses, ¿qué impulso de un dios desconocido me condujo a la ciudad donde los dioses descansan cuando, desde los cielos, descienden para reunirse? Decidme, oh, Musas, el motivo de este viaje, porque mi corazón está turbado y la aflicción yace en mis entrañas.

Cuando en las alturas el Cielo no tenía nombre y abajo, la Tierra no tenía nombre, cuando ninguno de los dioses había sido creado, el Destino tenía ya las vidas nuestras escritas como Atón, el bondadoso, el misericordioso, había escrito que su hijo Tutankamón muriera haciendo que mi corazón durmiera el sueño de la inconsciencia y la insensatez. Diosa del Disco Creciente de Arynna, Dueña de las Tierras de Hatti, Reina del Cielo y la Tierra, ¿por qué lo permitiste? ¿Por qué te aliaste con el dios de Egipto, Zeus omnipotente? ¿Qué ofensas a vuestra divinidad os indujo, oh, Moiras, a adjudicar a Tut una vida de desventuras y sufrimientos? ¿De tan horrendo rencor está hecho el corazón de los dioses?

Que las lluvias cesen, que las aguas no se eleven en las fuentes, que los vientos soplen y deshidraten la tierra y las nubes se condensen y oculten el sol, porque los dioses son falsos e hipócritas y traicioneros. Odian a la humanidad aunque no puedan pasar sin ella y nos hacen vivir en la línea de la muerte cuando su ira no consume la tierra, a despecho de que se presenten mil veces a los hombres como humildes y se sienten y lloren por nuestras desgracias, porque en verdad que son lobos con pieles de ovejas".

(Extracto)

Comentarios

No hay comentarios para este libro, ¡sé el primero!
Regístrate y comenta

Te pueden interesar...

Volver